Comensalismo

Comensalismo

Relación simbiótica entre dos especies en la que una se beneficia mientras que la otra ni se beneficia ni se perjudica.
El comensalismo, ocurre cuando dos animales distintos, no parásitos, comparten el alimento. Esta relación es inofensiva para ambos y en muchos casos obtienen ventajas mutuas. Algunos comensales viven tan unidos que no pueden separarse. Sin embargo, este caso no se considera parasitismo, puesto que ninguno de los dos impide el desarrollo del otro. Ejemplo de este tipo de simbiosis es un pólipo que se encuentra en las aguas profundas de la costa de Terranova, y que se une a las conchas de ciertas especies de cangrejos ermitaños. Por gemación forma una colonia que llega a cubrir por completo a la concha original, a la que va disolviendo. Como la colonia crece al mismo ritmo que el cangrejo, le proporciona a éste protección continua, de manera que el cangrejo no necesita mudar de concha con tanta frecuencia como se esperaría. El pólipo, a su vez, se beneficia al desplazarse sobre el cangrejo, ya que consigue mucho más alimento del que obtendría sujeto a un sustrato estático. Aunque el comensalismo es más frecuente entre los invertebrados marinos, aparece también entre animales terrestres. Por ejemplo, la asociación que forman las hormigas con otros insectos, tales como los áfidos (pulgones) y los escarabajos. La relación de los bacilos del colon, un tipo de bacterias, con los seres humanos y con otros animales, sobre todo con herbívoros, es también una forma de comensalismo.

Ejemplos de comensalismo:
El lagarto gigante de la Isla del Hierro
Comensalismo entre bacterias

Comentarios cerrados